10 consejos para pintar con pasteles

Pintar con pasteles

Cuando nos encontramos situados frente a un papel con la barrita de pastel entre los dedos, antes de realizar cada trazo nos planteamos una serie de preguntas como ¿qué efecto producirá ese color cuando esté la obra terminada?, o ¿qué base sería la más adecuada para mi estilo o para el tema que pretendo reflejar?, o ¿cómo puedo conseguir que los objetos de mi dibujo parezcan más reales?

Muchas de las respuestas no se obtienen hasta que no vemos el cuadro terminado y ya no hay vuelta atrás, aunque algunas de ellas se pueden intuir cuando ya se han realizado un buen número de pinturas o también si se siguen las recomendaciones de los expertos, como estos 10 consejos básicos que nos dieron un día.

Experimentar es una buena forma de aprender a pintar con pasteles y de evolucionar nuestra técnica y estilo.

Del uno al diez, atento a estos consejos sobre pintar con pasteles.

1) El color de fondo

Sobre el soporte se puede aplicar cualquier color para el fondo del dibujo, pero antes habrá que saber que este afectará al resultado final, por lo que debe elegirse en función del propósito que se quiera conseguir. Un color suave puede aportar armonía y equilibrio, mientras que uno más intenso facilitará el contraste y conseguirá resaltar la emoción y la energía.

2) Combinar pasteles suaves y densos

Los pasteles pueden ser más blandos o más duros. Los primeros aportan un color más suave, mientras que el tono de los segundos es más denso. Emplear en un mismo dibujo barritas de las dos clases es una buena estrategia para conseguir en cada trazo el efecto deseado, por lo que merece la pena disponer de al menos dos juegos de pasteles dentro de nuestro equipo de material de bellas artes.

3) Reutilizar el soporte

Si tenemos algún cuadro sin acabar o que simplemente no nos convence, podemos volver a utilizar el soporte y aprovechar el material de bellas artes. Para ello hay que lijarlo y, cuando ya se ha hecho, hay que borrar todo lo posible y después volver a pintar sobre él. En soportes rugosos hay que tener en cuenta que resulta más difícil eliminar del todo el color que se ha introducido en los poros. Reutilizar soportes es muy útil, por ejemplo, cuando se quieren realizar trabajos experimentales.

4) No olvidarse la goma de borrar

Tan importante como las barritas de colores es disponer de una goma de borrar para rectificar los trazos que no nos convencen o corregir los errores. La goma suele ser de plástico blanco y enseguida se vuelve negra, por lo que puede manchar suceder que se manche el papel. Para evitarlo, se puede limpiar simplemente frotándola de vez en cuando sobre otro papel.

5) Humedecer el pastel para obtener resultados sorprendentes

Los pasteles se pueden disolver en agua machacándolos previamente en polvo o aplicando un pincel humedecido sobre el propio dibujo. Hay a quien le gusta crear la base de este modo, y esta técnica también es muy útil para reforzar un detalle o suavizar un trazo. De cualquier manera, lo que es seguro es que se consiguen resultados inesperados.

Pintar con pasteles Rembrandt

Los pasteles Rembrandt son colores intensos y puros, con una gran resistencia a la luz.

6) Experimentar en miniaturas

Volvemos a la experimentación porque es una actitud que nos parece imprescindible para adquirir experiencia y evolucionar. Las miniaturas son muy adecuadas para probar mezclas de colores, desplazar la barrita en distintas posiciones, combinar fondos húmedos con dibujos secos y todo lo que nuestra creatividad nos sugiera.

7) Utilizar un visor de encuadre

Este material de bellas artes es muy útil no solo para los principiantes, sino también para pintores más experimentados. Con él se pueden apreciar los elementos principales de una escena muy fácilmente y ayudarse de una cuadrícula para trasladarlos a nuestra obra. No es un copia y pega, pero sí una ayuda para captar lo importante con detalle.

8) Planificar primero para disfrutar pintando

Realizar unos pasos previos como pensar la composición, preparar la base y preparar los colores principales, es decir, planificar la obra, es un buen sistema de trabajo para que en el momento de dibujar todo fluya con naturalidad y disfrutemos del proceso de pintura mucho más.

9) Cuidado con el exceso de trabajo

Pensar que cuantas más horas seguidas se dediquen a un cuadro, mejor nos va a salir, es un error de planteamiento. Lo importante, lo acabamos de decir, es planificar el trabajo por adelantado para que la sesión sean provechosa y agradable. Para nosotros es mejor interrumpirla y darse un respiro o dejarlo para el día siguiente, que pintar con la mente espesa y sobre todo sin disfrute.

10) Utilizar una foto

Emplear fotos para refrescar la memoria ayuda a recordar la belleza de una escena, los elementos que la componen, los colores que la iluminan. Se trata de recordar lo que nuestros ojos ya vieron un día, no de plasmar en el papel hasta el último detalle.

¿Te ha parecido útil alguno de estos consejos que un día nos dieron? Si tienes tú alguno que quieras compartir, puedes enviarnos tu comentario.

(Visited 24.246 times, 7 visits today)

1 comentario on “10 consejos para pintar con pasteles”

  1. Lidia Peña Díaz Responder

    Me ha resultado muy útil sobre todo a la forma de planificar el trabajo.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *